CUBA-EE.UU.

¿QUE PODRÍA HACER BARACK OBAMA EN CUBA?

Barack-Obama

El presidente Barack Obama dijo el sábado 20 de marzo, durante el discurso semanal que difunde la Casa Blanca, que su estadía en La Habana será una oportunidad para seguir avanzando en la normalización de los nexos entre ambos países. La visita del presidente estadounidense a Cuba, esta fijada para los próximos 20, 21 y 22 de marzo. Es la primera efectuada por un mandatario de esa nación a la isla, en los últimos 88 años y la segunda efectuada por un mandatario en funciones, procedente del país norteño. El primer presidente estadounidense en visitar Cuba fue Calvin Coolidge en 1928, quien llegó a bordo de un acorazado.
En esta ocasión seria contraproducente arribar en un medio militar, sobre todo tratándose de dos naciones que inician un paulatino deshielo en sus relaciones, caracterizadas en las últimas décadas por confrontaciones de diversa índole, y por tanto como es lo usual para los mandatarios norteamericanos en las últimas décadas, descenderá del Boeing-747 Air Force One.
Este encuentro cumbre Cuba-EE.UU., tendrá particular relevancia por ocurrir en el momento en que Cuba y los EE.UU. han restablecido relaciones diplomáticas y mantienen conversaciones al más alto nivel con vistas a normalizar los vínculos entre ambas naciones. Será otro modo de dinamitar la obsoleta política de guerra fría, aplicada por todas las anteriores administraciones norteamericanas, contra el orgulloso bastión caribeño.
“Me reuniré con el Presidente Raúl Castro para discutir cómo continuar normalizando las relaciones, incluido hacer más fácil el comercio, el acceso a Internet de los cubanos y la apertura de negocios propios”, aseguró.
Posibles contenidos en la agenda
Las aproximadamente 70 horas previstas para su estancia, son poco para lo mucho que pudiera hacer Obama en Cuba. Seguramente algunas actividades se las repartirá entre él y su esposa Michelle, tratando de cubrir el mayor número de eventos posibles.
Tras un recibimiento a cargo del presidente cubano Raúl Castro en el aeropuerto internacional José Martí, y una espontanea manifestación de júbilo de los habaneros que encuentre a su paso por las calles de la Habana, la caravana presidencial deberá encaminarse durante el resto del día a sitios como la reinaugurada Embajada de Estados Unidos en Cuba. El alojamiento de la comitiva presidencial podría ser quizás en el emblemático Hotel Nacional de Cuba o tal vez su equipo de seguridad personal prefiera otros como el Meliá Cohíba o el Riviera, que por sus capacidades y ubicación, permiten alojar a toda la comitiva y un mejor trabajo de aseguramiento. En la noche puede tener lugar un encuentro y conversaciones con el presidente cubano Raúl Castro, y tal vez una cena protocolar.
A grandes rasgos los temas a tratar por ambas partes serán:
-La eliminación del bloqueo económico a Cuba.
-Retirada de la Base naval de Guantánamo
-Indemnización a Cuba por los efectos de mas de medio siglo de bloqueo y el pago de compensaciones a ciudadanos estadounidenses, por las propiedades nacionalizadas en la isla.
-Políticas de seguridad en cuanto a transporte aéreo y marítimo, prevención de desastres, lucha antidroga y antiterrorismo, salud, educación, comunicaciones, etc
-Colaboración científica, en salud, educación, deportes, cultura.
-Derechos humanos.
Actividades Políticas
La agenda de Obama en Cuba será sin dudas esencialmente política. Como el mandatario estadounidense ha manifestado en múltales ocasiones, su visita promoverá
la “democracia y los derechos humanos” en Cuba. Este es un campo en el que a los EE.UU., se le pueden dar muchas recomendaciones, por lo cual constituirá un intercambio recíproco muy esclarecedor. Además, con respecto a este tema, ellos no tienen ni siquiera techo de vidrio, bajo el cual impartir lecciones en esta materia, como bien lo demuestra la historia de esa nación hasta la actualidad.
El gobierno cubano ha manifestado reiteradamente, su total disposición ha hablar sobre estas y cualquier cuestión, siempre que exista un respeto mutuo, su derecho a la auto determinación y ateniéndose a las normas internacionales que riges las relaciones amistosas entre naciones.
Obama prevé reunirse con representantes de los llamados grupos opositores, los mismos a los que Jonathan Farrar, jefe diplomático estadounidense en La Habana, calificó como individuos con grandes egos, sin arraigo social y excesivamente preocupados por conseguir dinero.
Quizás Obama deposite ofrendas florales en el monumento a las víctimas del Acorazado Maine, que estalló en la bahía de la Habana en febrero de 1998, por razones aún no precisadas. ¿Hará otro tanto con el monumento a José Martí en el Parque Central, mancillado por marines yanquis borrachos, en 1949? Esto último lo dudamos, pero tendría la opción de hacerlo en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, donde estarían presentes otras consideraciones de índole política.
Actividades económicas
En esta esfera, que resulta decisiva para normalizar los vínculos entre EE.UU. y Cuba, las cosas deberán desarrollarse sobre todo, en el campo de la firma de acuerdos, y nuevas facilidades para el comercio Cuba-EE.UU. Desde este 15 de marzo, se anunciaron la entrada en vigor de nuevas medidas que contribuyen a reducir el boqueo.
En las conversaciones entre gobiernos, de nuevo saldrá a relucir en primer lugar, la imposibilidad de relaciones normales mientras no se deroguen todos los impedimentos económicos que impiden el comercio normal de Cuba tanto con los EE.UU. como con el resto de las naciones del planeta, cuyos comerciantes y bancos continúan recibiendo multas y sanciones por violar las absurdas leyes comerciales impuestas por EE.UU. a Cuba.
El Presidente Barack Obama podría anunciar durante su estancia en Cuba, una serie de decretos, que alivien el comercio entre Cuba y los Estados Unidos de Norteamérica, en espera de que los miembros del Congreso norteño, aprueben la derogación del bloqueo económico contra Cuba, el cual perjudica en primer lugar a los cubanos, pero además a los propios estadounidenses, al igual que a sus aliados.
Tal y como expresara a www.cubadebate.cu, Geoff Thale, director de programas en la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), Obama podría autorizar el uso del dólar en las transacciones internacionales de Cuba y consentir que estas se realicen a través del sistema bancario norteamericano y posibilitar a entidades cubanas (bancos, empresas, etc.) abrir cuentas en esa moneda en bancos de terceros países.
Asegurar a los bancos extranjeros que no serían perseguidos por operar con Cuba. El Presidente Obama podría crear una licencia general que autorice el uso del dólar en las transacciones con Cuba para todas las instituciones financieras estadounidenses.
Los cambios legales –dice Thale- requieren de un espaldarazo político que altere la inercia de los funcionarios, empresarios y consejeros legales corporativos todavía paralizados en la premisa de denegación de comercio, como piedra angular de la política hacia Cuba, antes del 17 de Diciembre. Es allí donde la visita del Presidente Obama a Cuba puede marcar una diferencia sustancial, reconoce.

Quizás Obama no deje de visitar la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) y apreciar in situ las posibilidades que esta brinda, para los hombres de negocios de su país y del resto del mundo. Allí ya la compañía estadounidense Cleber LLC, intenta convertirse en pionera. Esa entidad, al decir del diario Granma, fue fundada el año pasado por un hombre de negocios de origen cubano, Saul Berenthal, y un norteamericano, Horace Clemmons, busca llevarse la arrancada del deshielo del Estrecho de la Florida y ser la primera empresa estadounidense en instalarse en la ZEDM
Aventurándonos en el terreno de las especulaciones, mencionaremos algunas de las nuevas disposiciones, que podrían entrar en vigor luego del próximo 15 de marzo.
El inicio de vuelos regulares entre Estados Unidos y Cuba, con una cifra que podría alcanzar los 110 diarios, desde y hacia, los diversos aeropuertos internacionales cubanos. Para ello, debería derogarse la prohibición de viajes turísticos de estadounidenses a Cuba, eliminando la necesidad de incluirse en algunas de las doce categorías existentes, para los que quieran visitar nuestra isla. ¿Si no se deroga esa prohibición, entonces que sentido tiene el acuerdo aeronáutico firmado en conjunto entre ambos gobiernos el pasado febrero? Tales viajes deberían incluir además, la visita de cruceros turísticos a los puertos cubanos.
El tendido de cables de fibra óptica, para mejorar las comunicaciones Cuba, tanto con EE.UU., como con el resto del mundo. Esto incluiría además, la apertura de tiendas para la venta y mantenimiento de medios para la informática y las comunicaciones.
El gobierno estadounidense ha manifestado su intención de apoyar el sector privado en Cuba. Algo que vendría muy bien a este, es contar con un suministro estable de equipos y avituallamiento, útiles para el desempeño de sus labores y que ahora resultan difíciles de adquirir, por la no existencia de un mercado expresamente destinado a ellos. Conociendo todas las áreas autorizadas en Cuba para la actividad por cuenta propia, podría crearse una fuente estable, para la venta a ese sector y contribuir con ello al mejoramiento económico de las condiciones laborales de los cuentapropistas y con ello, del país.
Por último, y aunque no del todo asociado a la economía, pero que decisivamente la incluye, Obama podría anunciar durante la celebración del encuentro de beisbol amistoso entre la selección de beisbol cubana y el equipo de grandes ligas Tampa Bay Rays, la eliminación de restricciones para la contratación de peloteros cubanos en las Grandes Ligas estadounidenses, lo cual haría que ese encuentro beisbolero trascienda más allá de un juego amistoso y de seguro llenaría de plácemes a los amantes del béisbol, que ven en esto una vía para elevar la calidad mermada del deporte nacional y una forma que frene la fuga de talentos.
Actividades Culturales
No todo será política y economía, durante la visita del mandatario norteño a nuestro país, la cultura, en la cual somos potencia, deberá aportar momentos de real satisfacción espiritual a los visitantes. Quizás asistir a alguna función especial del ballet Nacional de Cuba en el recién restaurado Teatro Alicia Alonso, se situará entre las actividades que no se perderá. Visitar locaciones del patrimonio la Habana Vieja, como ya lo hizo en julio pasado su secretario de Estado John Kerry, y de paso, estrechar la mano a simples cubanos de a pie, tal y como hizo su homólogo francés Fransua Holland durante su visita a Cuba el pasado año.
Allí se encuentra la Camerata Romeu, de la cual podría disfrutar sus melodías, en su sede de San Francisco de Asís. Quizás lo sorprendan y agraden con el desempeño de los pequeños embajadores de buena voluntad del grupo La colmenita. A su disposición están además el Museo Nacional de Bellas Artes, las imponentes fortalezas de la Habana, como el Castillo de los tres Reyes del Morro, el de La Cabaña, así como el de La Real Fuerza.
Podría seguir el itinerario Heminwayano, si es un admirador del célebre escritor Ernest Heminway, y pasar por la Bodeguita del medio, el Hotel Ambos Mundos, el Bar Floridita y culminar el periplo en la casa museo del autor de El viejo y el mar, en la finca Vigía.
Por último, puede cerrar una de sus noches cubanas al compas del Buena vista social Club, que dio funciones en la Casa Blanca el pasado año, pero en la cual Obama no estuvo presente.
¿Peligros para Obama en Cuba?
¿Algún peligro para Obama en Cuba? De parte del pueblo cubano no, pero en estos tiempos de terrorismo se debe esperar amenazas en cualquier parte del mundo. Ahora que cada vez más extranjeros acuden a la isla, se debe ser muy cuidadoso para que los enemigos de este acercamiento cuba-EE.UU. no se les ocurra intentar algo que impida la convivencia pacífica de las dos naciones. Recordemos que cuando ocurrió el magnicidio de John F. Kennedy, se intentó culpar a nuestro país del crimen. Así pues, no nos extrañemos si los desplazamientos de Obama por la ciudad de la Habana, los realiza a bordo de su célebre auto blindado, conocido por “La bestia”.
Una de las formas que trascenderá la visita del Presidente estadounidense Barack Obama a Cuba, será mediante la imagen. Un ejército de periodistas de todo el mundo, asistirá a su estancia en la isla, tratando de captar los más mínimos detalles del acontecimiento. La presencia en algunos sitios o el encuentro con ciertas figuras pueden dar mucho que hablar, especialmente si tales momentos se prestan, como suele ser habitual, para que los enemigos de Obama, le saquen provecho político y lo empleen en su contra. De ahí que, teniendo esa posibilidad en cuenta, Barack Obama tendrá especial cuidado y hasta demostrará valentía política, si incursiona en ciertos escenarios o se encuentra con determinada personalidad.
Así por ejemplo, Obama de seguro se tomara fotos en el malecón habanero teniendo como fondo el Castillo del Morro, visible desde la sede diplomática norteña, pero se tomará alguna foto en la Plaza de la Revolución José Martí? ¿Se reunirá con el líder histórico de la revolución cubana Fidel Castro Rus, como le recomendaba el politólogo Atilio Boron, en un reciente artículo?, ¿Depositará flores en el Memorial José Martí o en su escultura del Parque Central? Cualquier cosa en este sentido resultaría sumamente sorprendente y hasta valiente en términos políticos.
Teniendo en cuenta toda esta serie de implicaciones, corre el rumor de que al parecer el presidente Obama realizará una especie de programa político humorístico, desde la isla. Esto es solo un rumor, pero de efectuarse dicha emisión, la misma probablemente atacará los estereotipos políticos que desde siempre, pueblan la mente del imaginario estadounidense, con respecto a Cuba.
Tales estereotipos también los poseemos los cubanos con respecto a los EE.UU., pero en nada con las dimensiones de las que poseen los norteños hacia Cuba. La estereotipia política cubana, es mucho más leve que la imperante en los EE.UU. con respecto a Cuba. Los cubanos sabemos más de EE.UU. y su historia, que ellos de la nuestra. Muchos allí ni siquiera podrían ubicar bien en un mapa, la situación geográfica de nuestra isla. Bien por el humor, si logra destruir las falsas imagines de los estadounidenses en relación a nuestro país y contribuir con ello al acercamiento entre ambos pueblos.
Algo que de seguro le dejará a Barack Obama su visita a Cuba, es la satisfacción de por fin conocer al pueblo cubano, no por informes de inteligencia o de visitantes allegados, sino cara a cara. Entonces descubrirá el por qué han resultado infructuosos el más de medio siglo de bloqueo contra la isla, y confirmar que lo mejor para Cuba, EE.UU. y el mundo, es que esta viva en paz, libre y soberana, pues no constituye una amenaza para nadie.
Por el contrario, los frutos de 55 años de revolución, una Cuba plena y desarrollada, podrá repartirlos más y mejor, por todo el orbe, como ha estado haciendo hasta hoy, con su labor solidaria ejemplificada en los miles de médicos, maestros, constructores y demás personal calificado, que han llevado su amor, entrega y sacrificio a los más apartados rincones del planeta azul.
En fin, Baqrack Obama simplemente descubrirá que el pueblo cubano desea simplemente lo mismo que lo mejor del pueblo estadounidense: una vida pacifica, feliz y plena, trabajando por el bien de su familia, el país y toda la humanidad.
(CONTINUARA)
FUENTES:
www.cubadebate.cu/ Ningún analista serio en EEUU apoya los programas de “promoción de la democracia” para Cuba
www.granma.cu/ Viaje de Obama es un paso hacia nueva relación
www.granma.cu/ los tractores estadounidenses que empujan contra el bloqueo
www.cubasi.cu/ Obama viaja a Cuba: consejos para disfrutar de su estadía

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Acerca de odysey

DANIEL DOMINGO SOLANO BACALLAO: Varadero, Matanzas, 1964. Premio Pinos Nuevos de 1999 por los libros: “OVNIS. Vuelos Secretos y Misteriosos” (ISBN 959-05-0240-7) y “Dinosaurios: Gigantes Terribles” (959-05-0236-9), este último, en coautoría con Miguel A. Díaz Portillo (MAD). Tambien esautor de “Triángulo de las Bermudas: Terror submarino y aéreo” 978-959-05-0842-4, en el 2015. Autor de guiones de historietas y caricaturas, cultivo, además de la escritura, la fotografía, la caricatura y la historieta. Escribo argumentos y guiones para cine. Como parte de esta última labor, concebí historias para la serie de chistes animados Filminuto, varios de los cuales, integran los cortos de esta serie premiados en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. He colaborado con diversas publicaciones periódicas cubanas, tales como “Orbe”, “Juventud Técnica”, “Mar y pesca” y “Girón”. Miembro de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores de España) y la ADAVIS (Asociación de Artes Visuales). Pueden seguirme a través del blog www.odysey.cubava.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *